LA BIBLIA

LA BIBLIA
pincha y te encontraras con El.

MOSAICO

MOSAICO

domingo, 19 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD




QUE EL NIÑO QUE DENTRO DE MUY POQUITO NACERÁ, NOS ABRA EL CORAZÓN A LA ESPERANZA, LLENE DE ALEGRÍA TU VIDA Y TU CASA.
CONTAGIATE Y CONTAGIA A TODOS LOS QUE TE RODEAN DE ESE AMOR QUE NOS REGALA.

CON CARIÑO...

FELIZ NAVIDAD

sábado, 18 de diciembre de 2010

lunes, 13 de diciembre de 2010

CARTA DE NAVIDAD




Como sabrás nos acercamos nuevamente a la fecha de mi cumpleaños, todos los años se hace una gran fiesta en mi honor y creo que este año sucederá lo mismo.En estos días la gente hace muchas compras, hay anuncios en el radio, en la televisión y por todas partes no se habla de otra cosa, sino de lo poco que falta para que llegue el día.

La verdad, es agradable saber, que al menos, un día al año algunas personas piensan un poco en Mi. Como tú sabes, hace muchos años que comenzaron a festejar mi cumpleaños, al principio no parecían comprender y agradecer lo mucho que hice por ellos, pero hoy en día nadie sabe para que lo celebran. La gente se reúne y se divierte mucho pero no saben de qué se trata. Recuerdo el año pasado al llegar el día de mi cumpleaños, hicieron una gran fiesta en mi honor; pero sabes una cosa, ni siquiera me invitaron. Yo era el invitado de honor y ni siquiera se acordaron de invitarme, la fiesta era para Mí y cuando llego el gran día me dejaron afuera, me cerraron la puerta. Y Yo quería compartir la mesa con ellos! (Apocalipsis 3,20). La verdad no me sorprendió, porque en los últimos años todos me cierran las puertas. Como no me invitaron, se me ocurrió entrar sin hacer ruido, entré y me quedé en un rincón. Estaban todos bebiendo, había algunos borrachos, contando chistes, carcajeándose. La estaban pasando en grande, para colmo llegó un viejo gordo, vestido de rojo, de barba blanca y gritando: "JO, JO, JO, JO", parecía que había bebido de más, se dejó caer pesadamente en un sillón y todos los niños corrieron hacia él, diciendo "SANTA CLAUS". ¿SANTA CLAUS? ¡Como si la fiesta fuera en su honor!

Llegaron las doce de la noche y todos comenzaron a abrazarse, yo extendí mis brazos esperando que alguien me abrazara. ¿Y sabes? Nadie me abrazó. Comprendí entonces que Yo sobraba en esa fiesta, salí sin hacer ruido, cerré la puerta y me retiré. Tal vez crean que yo nunca lloro, pero esa noche llore, me sentía destruido, como un ser abandonado, triste y olvidado. Me llegó tan hondo que al pasar por tu casa, tú y tu familia me invitaron a pasar, además me trataron como a un rey, tú y tu familia realizaron una verdadera fiesta en la cual yo era el invitado de honor, además me cantaron las mañanitas; hacia tiempo que a nadie se le ocurría hacer eso.

Que DIOS bendiga a todas las familias como la tuya, yo jamás dejo de estar en ellas en ese día y todos los días. También me conmovió el pesebre que pusieron en un rincón de tu casa. ¿Sabias que hay países que se esta prohibiendo poner nacimientos?, hasta lo consideran ilegal. ¡A donde ira a parar este mundo!

Otra cosa que me asombra es que el día de mi cumpleaños en lugar de hacerme regalos a mí, se regalan unos a otros. ¿Tú qué sentirías si el día de tu cumpleaños, se hicieran regalos unos a otros y a ti no te regalaran nada? Una vez alguien me dijo: Como te voy a regalar algo si a ti nunca te veo. Ya te imaginaras lo que le dije: Regala comida, ropa y ayuda a los pobres, visita a los enfermos a los que están solos y yo lo contaré como si me lo hubieran hecho a mí (MAT.-25,34-40).

Cada año que pasa es peor, la gente solo piensa en las compras y los regalos y de mí ni se acuerdan. Recuerdo lo que le sucedió a un anciano llamado Juan, un día de mi cumpleaños anduvo de casa en casa pidiendo posada porque tenia hambre y no tenía familia, toco en muchas puertas, sin que en ninguna lo invitaran a la mesa, se dio por vencido al ver que ni siquiera esa noche iba a sentir el calor de un hogar. Se sentó en una banqueta y se puso a llorar como u niño, yo pase junto a él y le pregunte: ¿Qué tienes Juan? Es que nadie me invito a pasar, me respondió, yo me senté a un lado de él y le dije, no te apures que a mí tampoco me han dejado entrar. Pero toda paciencia tiene su limite, aun la MIA.

VOY A CONTARTE UN SECRETO He pensado que como nadie me invita a la fiesta que han hecho, estoy pensando en hacer mi propia fiesta, una fiesta grandiosa como la que jamás se hubiera imaginado. Una fiesta espectacular con grandes personalidades: ABRAHAM, MOISÉS, EL REY DAVID Y OTROS. Todavía estoy haciendo los últimos arreglos por lo que quizá no sea este año. Estoy enviando muchas invitaciones y hoy, querido amigo, hay una invitación para ti. Sólo quiero que me digas si quieres asistir y te reservaré un lugar y escribiré tu nombre con letras de oro en mi gran libro de invitados. A esta fiesta solo habrá invitados con previa reservación y se quedaran afuera los que no contestaron mi invitación.

¡PREPÁRATE PORQUE CUANDO TODO ESTE LISTO DARÉ LA GRAN SORPRESA! HASTA PRONTO, TU AMIGO Jesús de Nazareth

Autor:
Redacción Church Forum

domingo, 12 de diciembre de 2010

sábado, 11 de diciembre de 2010

3º SEMANA DE ADVIENTO




REALIZADO POR JUMAPEDE

viernes, 3 de diciembre de 2010

sábado, 27 de noviembre de 2010

1ª SEMANA DE ADVIENTO



REALIZADO POR JUMAPEDE

martes, 23 de noviembre de 2010

PASTILLAS CONTRA EL DOLOR AJENO


— La ONG Médicos Sin Fronteras presenta la campaña Pastillas contra el dolor ajeno , una ambiciosa iniciativa solidaria que quiere animar a todos los españoles a combatir la problemática de las enfermedades olvidadas como el kala azar, Chagas, la enfermedad del sueño, la tuberculosis, la malaria o el sida infantil. Un proyecto de sensibilización y, también, un nuevo símbolo de ayuda, colabora.

EL LADRONCILLO DE SOMBRAS

Desde que era muy pequeñito, Esteban soñaba con poseer el cariño de todos. Cuando no lograba ser el centro de atención, se entristecía. Muchas veces, las personas se alejaban de Esteban, precisamente por su reiterado énfasis en despertar el interés de todos hacia él. Ya siendo un niño grande, seguía empeñado en llamar la atención.

Un día soleado, Esteban contemplaba como las personas buscaban las sombras para cobijarse. Entonces tuvo una idea: «Si me apodero de muchas sombras, atraeré mucha gente hacia mí.»
Se dedicó a acechar las sombras ajenas, para robarlas. Primero usurpó la sombra de un compañero del colegio. Luego arrebató la sombra de su profesor de deporte, que era un fortachón. A continuación, sus padres perdieron sus sombras «misteriosamente». Dondequiera que iba Esteban, notaba que las sombras lo rodeaban.

Su afición por robar sombras siguió aumentando. Pronto ninguna persona de su colegio tenía sombra. Incluso empezó a despojar de sus sombras a las cosas. Desapareció la sombra del viejo molino, también la del obelisco del Parque Mayor. Igual paso con la sombra del edificio de Correos.
La ciudad entera se alborotó. Hasta el alcalde perdió su sombra; lo mismo el cura, el jefe de los bomberos y doña Ana, la repostera. Las sombras de los árboles también fueron robadas. Ni siquiera las sombrillas daban sus sombras, ni las nubes... Esteban hurtó todas las sombras. Las acaparaba. Adonde llegaba, exhibía su colección de sombras.

En esos días tan calurosos, poco a poco fueron llegando personas sin sombras a refrescarse bajo las sombras de Esteban. Se sentía orgulloso porque finalmente captaba la atención total: ¡todos querían ir donde él, pues era el único que tenía sombras! Con ese monopolio de sombras, hasta en los pueblos vecinos se corrió la noticia de que Esteban tenía sombras refrescantes. Era habitual escuchar, por ejemplo, que una niña le decía a su madre: «Voy a donde Esteban para «asombrarme». «Asombrarse» se acuñó popularmente como sinónimo de «ir a donde Esteban».
Era curioso. Según el ángulo en que uno se colocaba, se veía a Esteban proyectando sombras diferentes: la de una torre o de un viejito, la de una iglesia o de un caballo, etc.

Fue creciendo el tumulto en torno a Esteban. El panadero peleaba con la dueña del salón de belleza: «Oye, que esta sombra grande la encontré yo primero. ¡Aléjate de aquí!»
La hija del gobernador golpeó a la prima del joyero a causa de una disputa por un pedazo de las sombras de Esteban. «¿Pero quién te crees que eres? ¡Yo llegué antes que tú, hija de tu padre!»
Ni el policía podía controlar el desorden: andaba muy preocupado buscando rastros de su propia sombra. ¡Tremendos líos se armaron!

Pero Esteban no estaba feliz. Las personas lo rodeaban, pero no era por él, sino por sus sombras. Además, todos estaban enojados y peleándose.
Para no mirar las riñas a su alrededor, el muchacho levantó la mirada al cielo. Entonces vio al Sol. Ahí estaba, resplandeciente.
«Buenos días», saludó el Sol.
«Hoy no ha sido un día bueno», le respondió Esteban.
«¿Por qué no? Pues yo me siento radiante.»
«Es que acumulé las sombras, pensando que así yo iba a ser feliz, pero parece que me equivoqué...»

En ese momento, Esteban cayó en la cuenta de que el Sol era el único a quien no le había robado la sombra. Y sin embargo, el Sol no tenía sombra y parecía feliz.
«Sol, ¿por qué te quedaste sin sombra, si a ti no te he robado?»
«Es que yo no almaceno sombras, al contrario: las reparto.»
«¿Y así puedes estar tan radiante?», le cuestionó el chico.
El Sol le compartió su testimonio:
«Soy feliz cuando me doy a los demás, cuando reparto mis dones.»
«Quisiera devolver a cada uno su sombra, pero no puedo porque son muchos a quienes repartir.», le confesó Esteban.
El Sol se ofreció:
«No te preocupes. Si quieres, yo me encargo de devolver cada sombra a su dueño.»

Como por arte de magia, todas las sombras volvieron a sus correspondientes dueños. Las discusiones cesaron. La paz volvió a la ciudad. Mientras tanto, Esteban, recordando las sabias palabras del Sol, probó a entregarse a los demás. En vez de amontonar, comenzó a repartir sus propios dones: sonreía a todos, compartía su amistad, ayudaba con sus talentos... Y ¡sorpresa! las personas empezaron a acercarse a Esteban, no por ninguna sombra, sino porque les parecía un muchacho tan simpático.
Y el Sol se ocultó tras las montanas y descansó feliz.



Tomado de "Cuentos cortos en un blog con titulo largo"

viernes, 5 de noviembre de 2010

lunes, 1 de noviembre de 2010

jueves, 21 de octubre de 2010

martes, 19 de octubre de 2010

viernes, 8 de octubre de 2010

EL PADRE ZEGRÍ PROFETA DEL AMOR



FELICIDADES

Juan Nepomuceno Zegrí y Moreno, es el fundador de las Hermanas Mercedarias de la Caridad.

Nació en Granada (España), el 11 de octubre del año 1831, en el seno de una familia cristiana.Sus padres le dieron una educación que forjo su su rica personalidad en los valores humanos/evangelicos, valores que le otorgaron una elegancia natural y una capacidad de relación entrañable y cercana para todos.

Después de cursar sus estudios se ordenó sacerdote en la Catedral de Granada el 2 de junio de 1885.

Impactado por los problemas sociales y por las necesidades de los más desfavorecidos, se sintió llamado a fundar una Congregación para liberar a los seres humanos de sus esclavitudes. La fundó bajo la protección de María de la merced, en Málaga (España) el 16 de marzode 1878. Su lema "Todo para el bien de la humanidad en Dios, por Dios y para Dios"

Sufrió con entereza la cruz de la calumnia, la incomprensión y la soledad. Murió perdonando a todos, a imitación de Cristo Redentor, el 17 de marzo de 1905.

Fué declarado Beato por SS.Juan Pablo II, el 9 de noviembre de 2003.

miércoles, 6 de octubre de 2010

martes, 5 de octubre de 2010

ORACIÓN A MARÍA NUESTRA MADRE


María,
Maestra de la escucha,
Virgen de la pregunta humilde
(‘¿Cómo puede ser esto?’);
de la disponibilidad perfecta
(‘Aquí esta la sierva del Señor’);
del sí total y continuo
al querer de Dios, buscado y discernido
(‘Hágase en mí según tu palabra’).

Ayúdame a serenarme
para centrarme, como tú,
en Aquél que es ‘todo Palabra’
cuando yo lo escucho
y ‘todo oídos’ cuando yo le hablo.

Que mi corazón acoja
el mensaje de la Escritura
a fin de guardarlo,
meditarlo, hacerlo vida
y compartirlo con los hermanos.

Mujer del Espíritu,
siempre atenta, contemplativa y fiel,
acompáñame
en este encuentro con la Palabra;
preséntame
a Jesucristo, tu Hijo,
y enséñame
a decirte amén con la vida.

sábado, 2 de octubre de 2010

martes, 28 de septiembre de 2010

CORAZÓN DE RATÓN





Cuenta una antigua fábula india que había un ratón que estaba siempre angustiado, porque tenía miedo al gato. Un mago se compadeció de él y lo convirtió… en un gato. Pero entonces empezó a sentir miedo del perro. De modo que el mago lo convirtió en perro. Luego empezó a sentir miedo de la pantera, y el mago lo convirtió en pantera. Con lo cual comenzó a temer al cazador. Llegado a este punto, el mago se dio por vencido

y volvió a convertirlo en ratón, diciéndole: “Nada de lo que haga por ti va a servirte de ayuda, porque siempre tendrás el corazón de un ratón”.

Esta bella historia que reproduce el gran maestro espiritual Anthony de Mello nos ilumina sobre la esperanza : Toda esperanza es del tamaño del corazón que espera.

Hoy muchos seres humanos sólo esperan tener un buen coche, un empleo bien remunerado, viajes, objetos, posición. Por eso, su esperanza no acaba de motivarlos en profundidad, viven con un horizonte ridículo. “Todas mis esperanzas están en mí ”, escribió Terencio.

Depende pues del desarrollo interior de la persona, de la capacidad de abrir sus horizontes y de ser feliz, porque la felicidad no es otra cosa que nuestra aptitud de esperar, es decir de creer en la vida. Y eso, como vulgarmente se dice, es “lo último que se pierde”. Puedes carecer de todo, estar, como Robinson Crusoe, en una isla desierta. Pero si hay esperanza, todo es posible, incluso ser feliz en esa isla desierta.

Vivimos en un mundo de desesperados y desesperanzados. El número de solitarios en la gran ciudad, el aumento de depresiones, la falta de estímulos e ilusiones en la juventud, las desigualdades, el aburrimiento, la saciedad material y de consumo nos bloquean para creer en el futuro o para darnos cuenta de que, si despertamos en nuestro interior, ya somos en realidad lo que esperamos ser.

Se trata de ampliar nuestra capacidad de esperar mientras estamos aquí, distendidos en el tiempo. Porque la vida está hecha de instantes y la razón de vivir es creer que el instante siguiente merece ser vivido. Entonces no hay nada que temer, porque “en el reino de la esperanza”, como dice un proverbio ruso, “nunca hay invierno”.

Un buen trabajo sería ir buscando esos resplandores en nuestra propia vida. Porque, si no nos queremos a nosotros mismos, difícilmente podremos repartir algo de esperanza a los demás. Esas razones para esperar están más cerca de lo que imaginamos: Desde el prodigio del nuevo día a alguien a quien amar, aunque no nos devuelva afecto, pasando por un vaso de agua, una canción y el revoloteo de un insecto. Me gusta aquella definición de Unamuno:

“La esperanza es nuestro íntimo

fundamento,

el sustituto de la vida;

la esperanza es lo que vive,

sólo recibe vida lo que espera.”



Busquemos hoy nuestra ración de esperanza, porque la esperanza más sencilla está más cerca de la verdad que la desesperación más razonada. Nunca dependerá de lo externo, porque el ratón no pierde sus miedos al convertirse en gato o en pantera, si sigue conservando su pequeño corazón de ratón. Que Dios reparta esperanza y ensanche el alma.


El alegre cansancio de Pedro M Lamet

sábado, 25 de septiembre de 2010

jueves, 23 de septiembre de 2010

domingo, 19 de septiembre de 2010

24 DE SEPTIEMBRE, FESTIVIDAD, NTRA. SRA. DE LAS MERCEDES


MARÍA DE LA MERCED RUEGA POR NOSOTROS

viernes, 10 de septiembre de 2010

miércoles, 8 de septiembre de 2010

martes, 7 de septiembre de 2010

jueves, 2 de septiembre de 2010

lunes, 30 de agosto de 2010

EL CRISTIANO QUE YO SUEÑO




Tendrá los ojos grandes y juguetones, para mirar siempre con dulzura y con disfrute su tierra, la naturaleza, las cosas, y sobre todo a las personas. Mirará como Dios mira, con profundo cariño y ternura. Verá todo en color, y no en blanco y negro, ni tampoco en escala de grises. Será observador y un gran detector de necesidades. Guiñará el ojo al pobre, al “perdido”, a la presa, al drogadicto, a la enferma, al terrorista. Su mirada será regeneradora al cruzarse con otra mirada, porque transmitirá cariño, agradecimiento y esperanza.

Tendrá orejas grandes, para escuchar siempre. Escuchará al cansado, al triste, al que tiene que pedirse permiso para quererse a si mismo, al que no sabe esperar, al que le falta fe. Escuchará a la divorciada vuelta a casar, al homosexual, al hereje, al crítico, al anticlerical, al “distinto”. Escuchará de verdad, y aprenderá escuchando.

Tendrá la boca pequeña y bien cerrada cuando se trate de criticar, de adoctrinar, de “saberlo todo”, de imponer o de ser dogmático. Y tendrá la boca grande cuando se trate de dar esperanza, de sonreír, de besar, de cantar a la vida, de contagiar, de agradecer, de reírse de sí mismo. Para todo esto su boca, sus labios, su sonrisa, serán gigantes.

Sus brazos serán largos, sus manos grandes, para agarrar, abrazar, acariciar, aplaudir, unir y reponer. Serán finas y sensuales a la hora de acariciar, de expresar el cariño y la ternura, y serán duras, resistentes y siempre manchadas a la hora de trabajar, de crear, de inventar, de mejorar la sociedad, de embarrarse por los otros. Será un buen constructor de puentes, y un buen destructor de muros. Usará sus manos para ayudar, para sostener, para regalar, y para “poner lazos” a los regalos que reciba: ¡sus hermanos!

Tendrá arrugas encantadoras, bien ganadas, de esas que no hablan de la edad, sino del amor, del desgastarse por el otro.

Sus pies serán grandes y descalzos, para recorrer los caminos de la vida con sencillez, al estilo del Galileo, sintiendo la tierra en sus pies desnudos, sin moqueta doctrinal. Se sentirá uno con su tierra, con la hermana naturaleza. Y hará de este mundo la casa de todos.

Tendrá un corazón gigante y siempre rebosando de inocencia, ilusión, disfrute, adolescencia, cariño, gestos, regalos, personas, palabras y silencios. Bombeará vida y agradecimiento, optimismo y entrega, esperanza y amor hasta el extremo.

Sus pulmones estarán bien hinchados: de aire puro, fresco, de novedad, de Dios (éste será su oxígeno).

Tendrá las espaldas anchas, para superar los golpes de la vida, para no darle importancia a lo que no es fundamental, para relativizarse a sí mismo… y para cargar con el débil y el cansado. Su columna será resistente para defender al pobre, al último, al que no cuenta. Pero no se pondrá a la defensiva ante las críticas y nuevas realidades del mundo, sino que aprenderá de ellas. Será una columna flexible, elástica, juguetona y bailarina.

Su piel transpirará mucho, porque orará intensamente, se aireará y se renovará a cada momento, cuidando mucho su vida interior. La transpiración será la fuente de su inspiración. No llamará “inspiración” a lo que no venga del buen humor y de la fe en los seres humanos, incluidos sus errores y sus payasadas.

Sus órganos sexuales serán juguetones, intensos, fértiles, y con una gran potencia transmisora de vida. Juguetones para “jugársela por el otro” (y no para “jugar con el otro”). Generará vida, multiplicará cristianos, transmitirá impulso y pasión por la Vida. No entenderá su ser en Dios sin su dimensión corporal y sexual, sin su capacidad de disfrute.

Tendrá una memoria selectiva: muy pequeña a la hora de recordar las ofensas, los pecados de los demás, las propias miserias. Tampoco recordará demasiado los dogmas, los ritos, aspectos secundarios de la tradición y las normas del derecho canónico. Tendrá, en cambio, una memoria gigante a la hora de acordarse del amor de Dios, de Jesús, a la hora de amar, de agradecer, de animar, de ser positivo, de sentirse salvado, de contagiar fe y ganas de vivir desde las bienaventuranzas. En cada situación detectará con facilidad el “aire de familia” práctico con el Nazareno, con sabor a “Reinado de Dios”.

Será inteligente, pero humilde. Reconocerá que no sabe de todo (y menos lo que se refiere a Dios), que no puede hablar de todo. Asumirá sus limitaciones, su capacidad de equivocarse, lo cual le será de gran ayuda a la hora de ser reflexivo y prudente.

El hemisferio creativo de su cerebro estará muy desarrollado, porque será muy ingenioso, poético, músico, informal, poco solemne… ¡sanamente imprevisible! Hará todo nuevo cada día.

Dispondrá de un cerebro ceLebrado (con gran capacidad celebrativa), que le ayudará a vivir cada momento del día, cada encuentro comunitario como una auténtica fiesta. Huirá de celebraciones des-celebradas, que secuestran la frescura del encuentro fraterno. En la espontaneidad, en la naturalidad, en el encuentro y en la complicidad, encontrará la “solemnidad” para vivir lo importante de su fe. Experimentará la presencia de Cristo de una manera nueva, profundamente comunitaria, profundamente humana, profundamente solidaria, profundamente encarnada, claramente des-ritualizada.

Tendrá poca capacidad espacial, porque no entenderá de territorios, posesiones, fronteras ni propiedad privada. No sabrá qué es Norte y Sur, ni Este y Oeste. Para él no existirán “izquierdas y derechas”, ni “católicos y protestantes”, ni “cristianos y musulmanes”. Tampoco sabrá lo que es “arriba” y “abajo”, ni usará palabras como “jerarquía” o como “superior”. Simplemente amará con locura, sirviendo de un modo organizado, pero sin divinizar las estructuras.

Y tendrá mínima capacidad temporal, porque para él el tiempo estará parado. No utilizará la palabra “prisa”, ni pedirá permiso al reloj para reír, cantar, aplaudir y dar besos. Nunca dirá “no tengo tiempo”, porque siempre estará dispuesto a arrimar el hombro cuando se le necesite. Entenderá el pasado-presente-futuro de una manera peculiar: se acordará de los errores del pasado, para no repetirlos. Relativizará las insistencias del presente, porque sabe que serán matizadas. No absolutizará las formas, porque sabe que pasarán. Esperará y construirá un futuro más humano. Se sentirá unido a todos los cristianos del pasado, del presente y del futuro, sabiendo que hay unidad en la multiformidad, sin insistir en lo que será relativizado.

Le “dolerá el bolsillo”, porque será solidario y compartirá sus bienes. Pero no le dolerá el espíritu, ya que se ensanchará con cada acto de generosidad.

Aprenderá siempre, gozará siempre, agradecerá siempre, aplaudirá siempre, se querrá a sí mismo con locura, y amará hasta el extremo.

Tendrá un poco de loco, otro poco de enamorado, otro de poeta, otro de payaso, otro de soñador, y otro de músico, necesarios para construir ese otro mundo posible.

El cristiano que yo sueño será plenamente humano, plenamente “comunidad” y plenamente feliz.

¿Cómo es el cristiano que tú sueñas?



Mario Cervera. Publicado en Atrio

LO DICE ASÍ, LO DICE ÉL


SERVID AMOR, SERVIR CON AMOR

domingo, 29 de agosto de 2010

viernes, 27 de agosto de 2010

jueves, 26 de agosto de 2010

LAS GAVIOTAS


Lo tienes todos los días, sin darle importancia... hasta que lo necesitas... y se te escapa. Cuando vives libre, desprendido, tienes más que cuando deseas poseer.
LIBERTAD. POSEER
.

Había una vez un hombre, de profesión marinero, a quien gustaban mu­cho las gaviotas. Todas las mañanas iba mar adentro para tomar su baño y nadaba entre cientos de estos pájaros. Un día su padre le dijo: - Me han informado que tú nadas entre gaviotas, y me gustaría que co­gieras un par de ellas para tenerlas en una jaula.
Al día siguiente fue al mar como siempre, pero ¡oh, decepción! las aves no se ponían al alcance de su mano.

EL PIANO

lunes, 23 de agosto de 2010

sábado, 21 de agosto de 2010

EXPRIME LA VIDA



Al comenzar un nuevo día, antes de poner pie en tierra, podemos caer en la tentación de quedarnos viendo los toros desde la barrera. Sin embargo, siempre hay motivos para no renunciar a aprovechar cada instante.


Porque la vida son momentos que alimentan nuestra alma.
Porque cada día es único e irrepetible.
Porque hay pequeños momentos que se convierten en grandes momentos.
Porque hay vida más allá de nuestro ombligo.
Porque hay que aprender a relativizar los problemas.
Porque cada día es una oportunidad nueva para superarnos, para ser felices.
Porque las verdaderas amistades son tesoros de valor incalculable.
Porque a veces, toda esa nada, puede significar más que muchos algos.
Porque el Sol sale todos los días.
Porque no sabes hasta cuando estarás aquí.
Porque no sabes hasta cuando él o ella estará junto a ti.
Porque nuestra mente es la mejor caja fuerte.
Porque los niños son la sal de la tierra.
Porque la imaginación es la mejor agencia de viajes.
Porque amar, y poder ser amado, es el mejor regalo.
Porque entre nosotros hay muchos "santos".
Porque echar de menos a alguien, es sano.
Porque hay que correr bajo la lluvia de vez en cuando.
Porque una copa al año no hace daño.
Porque reír, cantar, bailar, gritar, son signos de vitalidad.
Porque el corazón es un músculo sano y fuerte.
Porque muchas veces, una mirada lo es todo.
Porque la vida es un regalo divino que hay que aprovechar.
Porque soñar es gratis y vivir es obligatorio. Vive tu sueño.
Porque la vida es como un partido a tiempo corrido.
Porque habrá muchos malos momentos, pero seguro, que muchos más buenos.
Porque saber vivir es un arte, y aprender a vivir, el pan de cada día.
Porque los ojos son el espejo del alma.

Por todo esto y por cientos de cosas más, solo te digo:

No te rindas, lucha por lo que sueñas, vive la vida, disfruta de lo que te rodea, y ama, ama hasta que duela. Porque eso, es signo de que estás vivo.

SOMOS LUZ

viernes, 20 de agosto de 2010

jueves, 19 de agosto de 2010

martes, 17 de agosto de 2010

lunes, 16 de agosto de 2010

sábado, 14 de agosto de 2010

viernes, 13 de agosto de 2010

jueves, 12 de agosto de 2010

miércoles, 11 de agosto de 2010

Resurrection Sunday Dance, Budapest, Hungary

DECALOGO DE LA VIDA




1. Amar:
Para los cristianos, el primer mandamiento es el amor: también amar la vida que se nos ha dado por amor y en el amor. Amarla cada día con pasión; amar la propia vida y la vida del hermano; la vida de los débiles y de los pobres; la vida naciente y la vida ya gastada. Como el precepto bíblico, encierra en sí todo el decálogo. Todos los demás preceptos, normas y orientaciones, como diría San Pablo, no son más que expresión de este «amarás la vida con pasión».

2. Admirar:
El amor, antes que a cumplir, nos invita a admirar; a dejarnos envolver y sorprender por la vida, a contemplarla en su misterio y a sentir las ganas y el gozo de vivir; y a gritar muy fuerte, pero muy dentro del corazón: ¡vivir, qué maravilla y qué enigma!

3. Agradecer:
El amor desencadena el agradecimiento. ¿Cómo no va a ser un deber moral el agradecer? Agradecer el gran regalo recibido, el don insustituible e irrepetible. Porque nadie verá jamás el mundo con mis ojos, ni acariciará con mis manos, ni rezará con mis labios, ni amará con mi corazón.

4. Respetar:
El amor implica respeto, un respeto sagrado. Es contemplar también la vida del otro, aceptarla, querer que esa vida crezca y se desarrolle como vida humana. Y es, además, responsabilidad ante la vida propia y la de los demás, ante la creación y la madre Tierra.

5. Proteger: Porque la vida humana está rodeada de peligros. Violencia, destrucción y muerte la amenazan. Proteger y defender especialmente la vida de los débiles y de los más pobres.

6. Cuidar de todo y de todos, desarrollar todas las posibilidades, conducirlas a su auténtica calidad humana; cuidar la salud y la vida; y luchar contra todo lo que la disminuye, estorba o debilita.

7. Curar las heridas, la enfermedad y el sufrimiento, y ser capaces de acompañar a los heridos, a cuantos sufren, malviven y malmueren.

8. Entregar: Dar la vida, partirla, compartirla y repartirla cada día entre los hermanos, como la entregó y la entrega Jesús. Es el signo del más grande amor, de la solidaridad sin límites.

9. Educar en el valor de la vida: transmitir no sólo su valor, sino proponer también el evangelio de la vida, construir junto con todos los hombres de buena voluntad la verdadera cultura de la vida.

10. Celebrar: La vida es siempre culto. Es en sí misma, manifestación de alabanza, porque cada vida humana es un prodigio de amor. Celebrar la vida es, en definitiva, celebrar al Dios de la vida; y el servicio a la vida es el verdadero culto espiritual agradable a Dios

DIOS ES DIOS (version del Padre Nuestro)


DIOS ES DIOS
Padre nuestro que estás en el cielo:
sólo tú eres santo,
tú estás por encima de todo,
eres ternura y misericordia.
¡Bendito sea tu nombre!
¡No abandones
la obra de tus manos,
hazte reconocer por lo que eres,
que venga tu Reino,
que los hombres descubran tu presencia,
pues tú eres el dios fiel!
Danos hoy el pan de la vida,
tu palabra y tu Hijo,
tu gracia y tu luz,
para el camino de este día!
¡Bendito seas,
tú que has cancelado todas nuestras deudas
salvándonos por Jesucristo:
también hoy perdónanos
como nosotros perdonamos
a todos los que nos ofenden,
en la paz de tu gracia!
¡Padre,
no nos sometas a la gran prueba,
guárdanos en la fe y en la esperanza,
pues nunca renegaremos de tu nombre y tu palabra!
¡Líbranos del Adversario,
pues tú eres nuestro Dios, el único,
Dios santo, Padre de ternura!

JMJ Madrid 2011

00 Motivación Nunca Dejes de Volar

lunes, 9 de agosto de 2010

HERMANA GLENDA

LOS CINCOS


Esta foto nos la hicimos hace mucho tiempo, volviamos del cole y nos estaban esperando para hacernosla, que tiempos aquellos..

LOS CINCO


...Y aqui estamos de nuevo, treinta años despues.

jueves, 5 de agosto de 2010

VIVE EL VERANO

1.Cuando te despiertes por la mañana respira hondo, sonríe, y da a un aplauso a Dios. Se lo merece.

2.Ríete un poco de todo lo que no funciona a tu alrededor. No merece la pena que te enfades, y además con los enfados no se arregla nada. Cambia el entrecejo por la sonrisa.

3.Conecta con Dios cuando estés en contacto con la naturaleza, cuando estés con los amigos o en familia, cuando estés a solas. El siempre está a la escucha. No trabajes sólo por Él, aprende a gozar estando con Él.

4.Cuando te encuentres con alguien, ten siempre en la mochila una historia de salvación y de bienaventuranza para contar. Como María, ¿recuerdas?

5.Mantén una línea de creatividad y de belleza en lo que haces, piensas o compartes. Ya sabes que el ejercicio desentumece los músculos y que la belleza es una de las formas más bonitas de contar a Dios.

6.Crea en torno a ti un espacio ecológico donde se respeten especies tan raras como la reconciliación, la tolerancia, el respeto, la sensibilidad, el cariño.

7.Dedica tiempos para estar contigo y para descansar. Te lo mereces. No cruces deprisa el camino del corazón y haz fiesta.

8.Abre tus manos para compartir la vida. Siempre queda algo de fragancia en la mano del que ofrece rosas.

9.Pon el adjetivo “samaritano” a tu comunidad cristiana, a tu familia, a tus amigos, a tu corazón. Además de quedar bonito, tiene y comunica el buen olor de Jesús.

10.Apúntate cada día al Evangelio. Procurar dedicar al menos un minuto a leer una frase del Evangelio. Míralo como un hermoso proyecto para la humanidad del siglo XXI.

11.Entra cada día en la presencia de María y en ella contempla un principio de gozo y plenitud, de belleza y esperanza.

12.Sé la expresión viva de la amabilidad de Dios. Regala siempre una sonrisa a quien encuentres en tu camino.

13.No comiences la jornada sin tomar conciencia de que Dios está contigo. Y cuando llegue la noche, abandónate en sus brazos.

14.Lleva siempre en los labios una palabra de esperanza, en tus manos un gesto de paz, en tus pies un alivio para los que están en las orillas.

15.Cuida la vida, cuida toda vida. Es una hermosa forma de parecerte a Jesús.